Documentales uruguayos: “El Círculo” y “Perejiles”

La historia audiovisual de Uruguay, se ha forjado por realizaciones audiovisuales documentales más que ficción y hoy se ve reflejado en dos nuevas películas nacionales: «El Círculo» de Aldo Garay y José Pedro Charlo y «Perejiles» de Federico «Biyu» González.

Ya desde el inicio, el cine uruguayo fue un cine documental cuando en 1898 arranca la travesía audiovisual nacional con «Carrera de bicicletas en el velódromo de Arroyo Seco» de Félix Oliver. Mucho más adelante en el tiempo, en épocas post-dictadura, cuando el cine se refundaba aparecían vagamente producciones más importantes, algunas de ficción, pero también tan poéticas y complejas (caso de «El Dirigible») que terminaba siendo para una elite intelectual de pocos más que para el cinéfilo común que en los años 70 y 80 había sido «educado» a través del  cine comercial.

También arranca ahí un cine documental un poco tímido que en la realidad ya venía signado desde antes, más que nada por, quizá el  símbolo por excelencia del cine documental uruguayo, Mario Handler («Elecciones», «El problema de la carne», «Aparte»).

«Perejiles»… que no te ataquen el hígado

De Handler, que fue profesor del nóvel cineasta y Licenciado en Comunicación Federico «Biyu» González, es que este aprende las bases de cine documental y también de su trabajo en TV Ciudad reconoce la importancia de los pequeños temas de una novedad transcendental para encarar un producto audiovisual que tampoco está excento de las últimas tendencias a usar cámara en mano con movimientos bruscos e incluso cámara oculta para documentar los hechos.

«Perejiles» es un película de Federico «Biyu» González que centra su mirada en un grupo que asiste y se cuela a cualquier evento mediático en el que haya comida y bebida, de allí deviene su nombre «Perejiles», bautizado así por un viejo camarógrafo porque «están en todas las comidas».

Estos individuos se hacen pasar por periodistas de medios independientes (hummm, me suena familiar) o relacionistas públicos, y que en definitiva buscan pertenecer más a «un grupo selecto» que otra cosa.

Estos personajes son expertos en colarse a los eventos y los hay con personalidades muy dispares en apariencia.  Pero ellos no pertenecen a ningún medio, ni siquiera «independiente», no sacan fotos para nadie, no hacen notas, ni tienen formación periodística, entran en cualquier evento sin importar tema, desde un lanzamiento  gubernamental hasta una fiesta vip del ambiente artístico nacional.

En todos lados existen «Perejiles», no solo en Uruguay, con diferente denominación uno los puede encontrar en Alemania o Italia.

«Perejiles» es un buen producto audiovisual nacional, nos presenta un tema poco conocido, quizás hasta superficial pero con gran capacidad testimonial.

Dicho todo esto, también hay que decir que el realizador ha sido blanco de críticas que ha llegado incluso a presentaciones ante la justicia ya que algunos de los denominados «Perejiles» en el film le han presentado querella legal argumentando que si trabajan o trabajaron para medios independientes y también por el uso de cámara oculta sin permiso de los entrevistados. Para paliar la situación «Biyu» González ya ha manifestado el interés de que si la película tiene réditos económicos darles una participación a los protagonistas como forma de demostrarles que son el motivo de que el film se haya realizado.

Por otra parte, algunas voces de organizadores de eventos ya se escucha en los pasillos molestos por el tema y prácticamente parecerían dispuestos a hacer una verdadera «caza de brujas» separando los «perejiles» del resto de los periodistas y relacionistas públicos lo que podría llegar a ser contraproducente para verdaderos medios independientes y no tan conocidos como radios comunitarias, radios del interior, periódicos locales, revistas específicas de poco tiraje o revistas digitales (como nosotros) que puedan quedar relegados a participar y difundir estos eventos. Aunque en el fondo, con una simple confirmación (prender una radio, hacer un llamado telefónico o incluso leer algunas notas de «periodista» en cuestión) se solucionaría el tema.

«El Círculo»… es redondo

La Sala Libertad que en otro tiempo fue el Cine Libertad reabre exclusivamente para el cine nacional uruguayo. Es un fenómeno que se ve poco pero que hay que aplaudir.

La renovada sala reabre con «El Círculo», un documental uruguayo que narra la historia del ex tupamaro e investigador científico Henry Engler de los directores Aldo Garay y José Pedro Charlo.

La película, ya de arranque se llevó 5 premios en el Festival Internacional de Cine de Bahía: Mejor Documental, Mejor Documental en Formato Largometraje, Mejor Dirección , Mejor Guión y Mejor Música.

En Octubre, además, se exhibirá en el afamado Festival de Biarritz en Francia.

Aunque la historia de haber sido un tupamaro rehén de  la dictadura militar durante 13 años no escapa a la narración, la intención de los realizadores parece haber sido la de mostrar la psiquis del individuo en ese vaivén de haber estado incomunicado por años en la época de la dictadura, volverse literalmente loco y el regreso a una persona cuerda. Esto no sería nada, si dentro de toda la historia no se dijera que hoy en día, Henry Engler trabaja en Suecia y es internacionalmente un reconocido científico por su investigación sobre el mal de Alzheimer.

Dos producciones uruguayas de cine documental que hay que ver, porque son originales, porque se quitan el miedo de presentar los temas, porque muestran otra mirada… porque se lo merecen.

TE DEJAMOS LA DEFINICION DE «PEREJILES»

———————————————-

TE MOSTRAMOS EL TRAILER DE «EL CIRCULO»

Alejandro Peña

Lic. en Ciencias de la Comunicación. Autor de "El lado oculto de la información" en 1997. Periodista y Publicista. Redactor. Diseñador Gráfico y Web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.